Los Niveles de Riqueza en Japón

 

"NIVELES DE RIQUEZA Y DE POSICIÓN SOCIAL."

 Los tipos de vestimentas utilizados por los japoneses a través de la historia nos pueden decir mucho sobre la sociedad de esos tiempos. Por ejemplo, en el período Heian los nobles disponían del tiempo y del dinero suficientes para preocuparse del menor detalle de sus vestimentas. Su ropa era diseñada para impresionar, a menudo expensas de la comodidad. Para la gente que trabajaba a la intemperie, como los granjeros, las vestimentas debían ser prácticas, baratas y resistentes.

Hacia el período Edo, a la gente rica de las ciudades le encantaba vestirse a la última moda. A las autoridades del shogunato les preocupaba la exhibición de riqueza, e hicieron reglamentos para asegurar que todo el mundo se vistiese de acuerdo con su nivel de clase en la sociedad.

Los Artesanos ocupaban un nivel inferios al de los mercaderes, porque fabricaban cosas útiles, como las espadas samurai, o vasijas para cocinar.

Los Granjeros Eran Valorados En la sociedad, dado que pagaban impuestos al daimyo en forma de arroz y, ocasionalmente, en dinero. Algunos granjeros eran propietarios de tierras y eran ricos, pero la mayoría eran trabajadores pobres.

Aunque las vestimentas variaban de región a región, generalmente los granjeros usaban unas chaquetas cortas y pantalones confeccionados de algodón o cáñamo. En tiempo calurosos, sólo pasaba entre las piernas. Las mujeres soltaban un poco sus ropas, para refrescarse.

Los Mercaderes, por lo general, eran despreciados por las autoridades porque en realidad no fabricaban nada. Por el contrario, ganaban dinero comprando y vendiendo el trabajo de otros. Sin embargo , durante el período Edo, cuando los samurai perdieron su influencia, algunos mercaderes se volvieron más y más ricos y poderosos. Las autoridades intentaron evitar que los mercaderes exhibiesen su riqueza, prohibiéndoles vestir sedas, que eran caras.

Los mercaderes burlaron este reglamento forrando sus vestimentas de algodón con seda.

Los Samurai eran la clase más alta en la sociedad. Eran los únicos a quienes se les permitía llevar dos espadas. Tenían dos tipos de vestimentas: la diaria y la cereminial.

Las Esposas de los Samurai de alto rango se colocaban capas de kimonos de seda, usando los colores más claros por debajo. Estaban de moda los dibujos pequeños que cubría todo, como asimismo las barbillas revestidas que se arrastraban por el piso.

La Prenda Básica de Ropa Japonesa, tanto para los hombres como para las mujeres, era un especie de abrigo suelto como una faja APRA amarrarlo. Se llama Kimono, palabra que significa “una cosa que se lleva”, y puede ser utilizada para describir cualquier cosa, desde una chaqueta corta hasta la vestimenta más elaborada. Los kimonos probablemente se originaron en la antigua China;los estilos y los accesorios fueron variando a través de los siglos, de acuerdo con la moda, el sexo y el estado civil del usuario. En general, la gente común vestía ropas simples y prácticas, aumentando la cantidad de capas de acuerdo con la estación del año. Las clases gobernantes llevaban varias capas de elegantes ropajes, que reflejaban su posición social.

En el Período Heian la gente se ponía una prenda de ropa interior llamada kosode, una envoltura simple en forma de T, con mangas cortas, junto con un par de anchos y bolsudos pantalones, llamados hakama. Al pasar de los años, las vestimentas se simplificaron y eventualmente el kosode se transformó en la prenda de vestir externa.
Entonces se Volvió muy adornada, en vez de simple.

Las Mujeres Nobles se colocaban muchas capas de bellas sedas. Cuando salían a pasear en sus carruajes, dejaban las mangas colgando afuera, de manera que todos los que las veían admiraban su buen gusto. Para las actividades en la corte y para matrimonios, se usaban entre 15 y 40 túnicas (mientras más voluminosa se veía la persona, más rica parecía ser).

Los Kimonos se elegían  para hacer juego con la estación del año, o inclusive con un determinado festival. Por ejemplo, un estilo simple y elegante podía usarse para una ocasión ceremonial. Los artistas del período Edo hacían impresiones con trozos de madera, mostrando los últimos diseño de Kimono. La gente común compraba las impresiones para tener una idea de lo que estaba de moda. Un Kimono podía costar mucho dinero y era una parte importante de la dote de una mujer al casarse.

El Maquillaje era otro modo de demostrar la importancia de las personas. Los hombres y mujeres de buena situación económica blanqueaban sus caras para distinguirse de los trabajadores tostados al sol, y debido a que una cara pálida era considerada como muy bella. Pequeñas bolsitas de algodón llenas con polvo de arroz se humedecían con agua perfumada y se pasaban por las caras. También se utilizaba plomo blanco, por lo que había muchos casos de personas envenenadas, dado que el plomo es altamente tóxico.

Por el tipo de sombreo, o kammuri, que usaban los hombres, se podía conocer el rango que ocupaban. El kammuri estaba hecho de tela de seda recubierta de laca.

Para darle firmeza. Los nobles de alto rango usaban kammuris de color violeta oscuro o pálido, mientras los nobles de menor importancia usaban el color negro.

El Cabello de las Mujeres se consideraba hermoso cuando era largo, grueso y brillante como el ala de un cuervo. A veces una mujer usaba una peluca fabricada con su propio pelo, si su verdadera cabellera no le parecía ideal. En los períodos Heian Kamakura, ellas mantenían el pelo largo, pero en otras épocas la moda era sujetarlo con orquillas.

Los Peinados de los hombres  eran otra indicación de su rango. Los trabajadores comunes usaban su pelo corto, mientras los nobles llevaban amarrado en la parte de arriba de la cabeza. Hasta el período de Edo, los samurai mantenían sus rostros afeitados. Los monjes se extraían los vellos de la cara y se afeitaban las cabezas.

Los Guerreros Samurai mantenían su cabellera ordenada y amarrada en forma apretada. El que a un samurai se le ordenase el cabello en combte, podía resultar muy embarazoso, ya que se consideraba como una gran desgracia si un enemigo le cortase su cola de caballo.

Un samurai enfermo no se preocupaba de afeitar la cabeza. Su cablellera podía quedar toda enredad, pero se cuidaría de no presentarse jamás en público en esa facha.

Las Mujeres enrojecían sus labios con un punto sobre el labio inferior, hecho con pasta de pétalos de flor, con el fin de hacer aparecer la boca como si fuese más pequeña. También se depilaban las cejas y se pintaban puntos negros en la parte alta de sus frentes con una pasta de hollín y cola. Las cejas naturales se consideraban vulgares, como si fuesen “cuncunas gordas”  caminando sobre la cara.

El Ennegrecimiento de los dientes era una costumbre de las clases altas, que se fue adoptando por las otras clases al pasar de los siglos. Dado que los japoneses consumían muy poco calcio en su alimentación (sin leche ni queso), los dientes de los adultos a menudo se ennegrecían naturalmente debido a las caries. Por lo tanto, los dientes negros llegaron a ser considerados como señal de madurez, mientras que se pensaba que los dientes blancos parecían “desnudos como un animal despellejado”. Las mujeres casadas eran las únicas personas que no ennegrecían sus dientes.

El Calzado de la gente común era un par de sandalias con armas hechas de paja. Cuando llovía, usaban los geta, unas simples piezas de madera que mantenían sus pies fuera del barro. Los cazadores y los guerreros llevaban zapatos hechos de cuero y la plataforma alta y interior cómodamente acolchado. Las geishas eran mujeres que trabajaban en el negocio de la entretención. Usaban unos geta tan altos que no podían caminar sin la ayuda de sus sirvientes.

A veces se usaban unas calcetas con dos dedos, de algodón acolchado, llamadas tabi. La traba del geta se deslizaba entre el dedo gordo y el siguiente.